# 52 (Uma Oca)

Barcelona, España

Hace unos días que no paro de mirar más allá de los cristales empañados. La niebla ha comenzado a deslizarse entre la frondosidad de los árboles, y ya cubre toda la ladera. Todo parece haberse sumido en un momento sin tiempo ni prisa e incluso el aire parece más frío, más puro. En el horizonte se vuelve a ver el mar. Como cuando era pequeña y la ciudad no siempre amanecía cubierta de un manto amarillento y apestoso. Agazapados entre cuatro paredes, parece que tras nuestra retirada, la naturaleza vuelve a apoderarse del mundo. Tal vez en unos días, la maleza vuelva a surgir de entre el asfalto y arrase con el hormigón, el cemento y la suciedad gris. Por ahora, las aceras vacías reflejan un cielo blanquecino y los semáforos cambian de tanto en cuando, al compás de un silencio abrumador. Las calles están desiertas y, solo a lo lejos, se oyen las ambulancias que llegan al Hospital Vall d’Hebron. Tras los cristales empañados, el apocalipsis parece un decorado.

Uma Oca (texto)

Instagram || Twitter

© 2020 (días de confinamiento)

  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
  • Blanca Facebook Icono